REGIMEN ESPECIAL DE MANEJO EN PRO DE LA SOSTENIBILIDAD Y LA SEGURIDAD ALIMENTARIA

Seguridad alimentaria

La población aumenta, la desforestación aumenta, la demanda por alimentos aumenta, la necesidad de viviendas aumenta, sin embargo, nuestro espacio natural común, la tierra, no aumenta.

Como explicar al mundo que la materia ni se crea ni se destruye, solo se transforma.

Vivimos en un planeta donde sus elementos siempre estarán presentes en la misma cantidad y solo los hemos desordenado y que el hombre es el causante de esto por no haber aprendido a vivir de manera ordenada y cerrando los ciclos.

Hemos alterado todos los ciclos y tenemos menor disponibilidad de las cosas porque las hemos colocado en diferentes lugares de donde corresponden, por eso estamos provocando las variaciones en los patrones conocidos del planeta.

Esta reflexión me lleva a querer hacer un replanteamiento de las áreas protegidas y la convivencia del hombre en el planeta, en pos de una armonía de priorización y entendimiento entre ambas cosas.

Conservamos para las generaciones futuras o planificamos para las presentes y buscamos el equilibrio entre el presente y futuro.

La relación causal entre pobreza e inseguridad alimentaria es ampliamente reconocida y aceptada. Sin embargo, existe también una relación causal en sentido inverso, pues los niveles de pobreza de una sociedad están fuertemente determinados por los niveles de seguridad alimentaria a los que está expuesta su población.

Los recursos naturales del planeta han sufrido dramáticas transformaciones debido a las acciones del hombre. Los cambios que hemos realizado a los ecosistemas naturales con frecuencia nos han brindado beneficios importantes a corto plazo, pero éstos han resultado en una pérdida a gran escala, degradación y uso no sostenible de los recursos.

El hambre es un problema multidimensional, su erradicación involucra necesariamente intervenciones de amplio espectro y crecientes esfuerzos de coordinación intersectorial entre políticas sociales, de producción y de desarrollo local. Para ello se deben constituir estrategias nacionales que vinculen adecuadamente el desarrollo de sistemas de protección social integrales -pertinentes para los distintos grupos de la población y las necesidades del ciclo de vida-, con intervenciones tendientes al desarrollo económico y social inclusivo. Por ello, una estrategia de protección social adecuada para la seguridad alimentaria y nutricional requiere de la activa coordinación interinstitucional entre los distintos sectores y niveles de gobierno.

Los países deben seguir monitoreando su progreso a través de varios indicadores, que a sabiendas representan un reto en términos de esfuerzo humano y de capacidad institucional.

Los gobiernos deben llevar y mantener el impulso hacia el logro de los ODS, que requiere un fuerte compromiso político y una continua participación en los niveles más altos.

El paso de este nuevo avance hacia la sostenibilidad requiere la armonización de los presupuestos nacionales con planes nacionales de desarrollo, que a su vez también requerirá acceso a nuevas fuentes de financiamiento para el desarrollo.

La grave crisis ambiental que hoy día enfrenta la humanidad, derivada de la pérdida de biodiversidad y la degradación de los recursos naturales a causa de las diversas actividades del hombre, ha generado el interés de gobiernos y sociedad por proteger los ecosistemas y sus recursos naturales.

La Evaluación de los Ecosistemas del Milenio de las Naciones Unidas (MA por sus siglas en inglés), ha concluido que aproximadamente el 60 por ciento de los servicios de los ecosistemas a nivel mundial se están degradando o no se está utilizando en forma sostenible (MEA, 2005). En los países en desarrollo, donde existe la mayor parte de la biodiversidad, se están llevando a cabo los cambios más rápidos.

Durante los últimos cien años, la actividad del hombre ha incrementado tres veces el índice de extinción de las especies y entre el 12% y el 52 % de las especies se encuentra en peligro de extinción (CBD, 2006).

Es hora de preguntarse: ¿Cuál es el verdadero valor de los servicios de los bosques y cómo podemos conseguir ese equilibrio entre “desarrollo” y permanencia de la vida en el planeta??

Por: Ing. José Antonio Nuñez(Tony)

Director Escuela Agroforestal y Depto. Cambio Climático

Universidad Agroforestal Fernando Arturo de Meriño (UAFAM)

Email: c.climatico@uafam.edu.do

             tony007nunez@gmail.com

Cel.: 829-639-7327

Tel. Oficina: 809-574-6693 ext. 23